Despidió a su hijo por no vacunarse contra el coronavirus

El mundo 23 de septiembre de 2021
Sucedió en la ciudad de Victoria, en Australia. Un hombre debió despedir a su propio hijo de su empresa porque éste se negó a vacunarse en medio de un rebrote del virus.
176C4563-D89B-48EC-BA63-4563AC4C88E0

Un hombre australiano, dueño de una empresa de construcción, tuvo que despedir a su hijo de la compañía, en la que trabajaba como gerente general, porque este se negó a vacunarse. El hecho se produjo en Victoria, la segunda ciudad más grande de Australia después de Sídney, donde los trabajadores de la construcción están obligados por ley a vacunarse.

Peter Wishart es director de la empresa de construcción Facelift for Homes. La decisión fue tomada luego de que el gobierno de Victoria cerrara las obras para tratar de limitar la propagación de covid-19 y dispusiera que todos los empleados del rubro deben tener al menos una primera dosis para seguir trabajando.

De acuerdo con el diario Metro, Wishart dijo que si bien su hijo es el futuro de su negocio, por ahora no puede contar con él porque eligió no vacunarse al igual que otros dos miembros del personal. En una entrevista con un programa de televisión, el hombre contó que fue el día más difícil de su vida y que nunca había llorado tanto mientras aceptaba la decisión.

“Hoy va a ser el peor día de mi vida en lo que respecta a mi carrera empresarial. Tengo que ir a trabajar y despedir a mi hijo”, sostuvo el martes pasado. Y agregó: “He estado en el negocio durante 50 años y empleo a otras 10 personas y, sin embargo, no me imaginé que esto podía ser tan difícil”.

Wishart, que está a punto de jubilarse, señaló que intentó convencer a su hijo sobre la necesidad de vacunarse, pero no lo logró: “Escuché las razones de mi hijo: él no cree que la vacunación haya sido probada lo suficiente. He intentado persuadirlo, pero no voy a presionarlo para que haga algo que no quiere”.

La ciudad de Victoria registró otro número récord de contagiados para este año el martes pasado con 603 nuevos casos y una muerte.

Las autoridades dijeron que el cierre de los sitios de construcción era necesario como un “reinicio”, citando un alto número de infecciones vinculadas a ellos y bajos niveles de cumplimiento de la vacunación entre los trabajadores.

El ministro de Relaciones Industriales, Tim Pallas, dijo: “Hemos sido claros: si no sigue las reglas, no dudaremos en tomar medidas; hemos visto un incumplimiento generalizado en toda la industria y es por eso que estamos tomando las medidas necesarias para proteger a todos y cada uno de los victorianos”.

banner pag web (4)

Te puede interesar