Las medidas que vienen

El País 20 de septiembre de 2021
Se avanzará con la suba del salario mínimo y del piso de Ganancias, además de un bono a jubilados y herramientas de crédito. La oficialización, demoradas por la interna del Frente de Todo.
7A16F2D3-A3A0-48D2-825D-0AF127ADB091

Este lunes por la tarde el presidente Alberto Fernández tomará juramento a los nuevos miembros de su gabinete y, con el equipo renovado ya en funciones, avanzará con el anuncio de un paquete de medidas que busca inyectar recursos en la economía y poner énfasis en "la producción y el trabajo", los dos tópicos que el Gobierno convirtió en eje de su campaña electoral. El set incluirá la suba del salario mínimo y del piso a partir del que se paga Ganancias, además de bonos y créditos blandos para proyectos productivos. 

El anuncio está previsto para el martes, pero en un contexto político tan enrarecido como el actual, no hay garantías en el calendario.

Dos de las medidas ya habían sido anticipadas por el Gobierno incluso antes de las elecciones primarias. Una es la suba del piso de Ganancias que, según señalaron fuentes del equipo técnico que le dio forma, se ubicará en $175.000.

Por otra parte, mañana martes está convocado el Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil, donde se buscará acordar un porcentaje de aumento que se sume al 35% definido en abril y acerque la suba del salario mínimo a la inflación efectiva del 2021, en torno al 45%. Actualmente el salario mínimo es de $29.160 y no alcanza para cubrir la canasta familiar de indigencia definida por el Indec.

Este aumento no servirá solo para elevar la referencia de los trabajadores informales, sino que tendrá un impacto directo en una serie de programas sociales cuyos montos están definidos en base a ese dato. Por ejemplo, el programa Potenciar Trabajo tiene más de un millón de beneficiaros que cobran mensualmente la mitad de ese salario mínimo como complemento de sus actividades productivas. 

Se estima que el paquete incluirá un bono para jubilados de las categorías de ingreso más bajo. Sería la tercera vez en el año que se recurre a instrumentos para compensar el deterioro en los ingresos.

También está sobre la mesa la posibilidad de otorgar una ayuda extra a los sectores más vulnerables, en línea con lo que fue el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) de 2020, aunque más acotado. En sus tres rondas originales, el IFE llegó a 9 millones de personas y demandó casi 1 punto del PBI.

Otra de las herramientas en danza son créditos no bancarios para proyectos productivos y herramientas de financiación para el consumo,en línea con el programa Ahora 12.

Si bien todavía resta la confirmación de los elementos que integran el paquete, en la consultora Equilibria estiman que este set de medidas destinadas a reforzar de manera rápida el bolsillo de los argentinos y argentinas implicaría un costo fiscal en torno a medio punto del PBI, financiado fundamentalmente con emisión monetaria del Banco Central. 

banner pag web (4)

Te puede interesar