El fin de la pandemia

El País 15 de septiembre de 2021
La reducción de casos lleva 15 semanas consecutivas. Que escenarios son posibles para los próximos meses y qué rol tiene el esquema de vacunación a la hora de responder esta pregunta.
5C40A60A-0F2F-420F-9B2A-8530A5D610C3

En pleno septiembre, ya van más de 15 semanas consecutivas en que han ido bajando los casos de la segunda ola de la pandemia por el coronavirus en la Argentina y los fallecimientos también se han reducido. Los pacientes en unidades de terapia intensiva eran 1.829 el lunes pasado, una cifra que se registra por primera vez por debajo de los 1.900 desde el 22 de agosto del año pasado. Y hay centros hospitalarios grandes, como el Hospital Nacional Posadas, en el Conurbano, que dejó de diagnosticar nuevos casos desde el viernes pasado. Aunque se siguió registrando una media de 2.578 casos de COVID-19 en los últimos siete días, ¿la situación actual significa que se está terminando la pandemia en la Argentina?

Argentina aplicó 47.597.080 vacunas. 28.832.985 de primera dosis, 63,54% y 18.764.095 de segunda dosis, un 41,35% del total de población.

Hay un dato importante que no se puede dejar de tener en cuenta a la hora de pensar el fin de la pandemia en el país: hasta ayer, aún el 59% de la población de la Argentina no había completado el esquema de dos dosis de vacunas contra el COVID-19. El 8,53% de los adultos todavía no recibió al menos una dosis. También aún hay más de 12,7 millones de menores de 18 años sin inmunizar: los adolescentes sin factores de riesgo, las niñas y los niños.

Lo cierto es que casi 9 de cada 10 personas mayores de 18 años ya inició su esquema de vacunación y casi 6 ya cuenta con las dos dosis, es decir que completó el esquema de vacunación previsto hasta el momento.

El rol de las diferentes variantes del coronavirus, como Delta y Mu, y el rastreo constante de contactos estrechos de los pacientes; la adhesión de las personas a los cuidados, como el uso del barbijo y la ventilación constante y cruzada en los lugares cerrados, como oficinas, escuelas, hospitales, entre otros; y el ritmo del plan de vacunación son los factores claves que definirían el rumbo de la pandemia para los próximos meses en la Argentina.

La enfermedad causada por el coronavirus ya produjo en el mundo más de 225 millones de casos de afectados y más de 4,6 millones de muertes, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). En la Argentina, ya se han reportado más de 5,2 millones de casos confirmados de COVID-19 y un total de 113.640 fallecidos desde marzo del año pasado.

En marzo pasado, los casos de COVID-19 se dispararon y así se desarrolló la segunda ola de la pandemia. Volvieron a ocuparse las unidades de cuidados intensivos de los hospitales con más del 90% de las camas en los meses siguientes por los pacientes con cuadros severos. Sin embargo, esta semana la situación de la ocupación de camas es diferente: el 41.3% de las camas de cuidados intensivos -tanto en el sector público como privado- estaban ocupadas hasta ayer, según el Ministerio de Salud de la Nación. Es casi la mitad de la meseta que se registró durante el verano pasado después de la primera ola.

Además de la tendencia se verifica que los niveles de movilidad hacia el trabajo en las ciudades ya se encuentran en los mismos niveles de febrero 2020. Es decir, antes de las restricciones que hubo en marzo por el aislamiento administrado -que se popularizó como “cuarentena”. El transporte público aún está por debajo, según los registros de Google Argentina analizados por el Senador provincial de Corrientes y contador, Martín Barrionuevo, 

Hoy es imposible decir si la pandemia en Argentina puede terminar pronto o no. Si la variante Delta del coronavirus no genera un aumento significativo de casos en no vacunados ni en personas ya vacunadas, podríamos definir la situación cómo una pandemia bajo control.Será importante avanzar en la vacunación de adolescentes en septiembre y octubre  para reducir más la circulación del virus en ese escenario.

Hoy no podemos decretar el fin de la pandemia en la Argentina, ni tampoco de que haya señales de que se estén haciendo pocos testeos. La reducción de más de 15 semanas de los casos confirmados de COVID-19 estaría asociada a la estacionalidad social y a que hay más personas vacunadas. Con estacionalidad los expertos señalan que las personas abren más las ventanas, están más tiempo al aire libre y menos tiempo encerrados en esta época del año. Si bien la gente tiene una mayor movilidad hoy, también hay más vacunados que en el otoño y aún predominan las mismas variantes del coronavirus.

Depende de diversos factores y comportamientos y quizás sea esperable una nueva ola sin la virulencia de las anteriores, para luego si afirmar quizás en unas semanas antes del inicio del verano que asistimos al fin de la pandemia tal cual la conocimos en marzo de 2020.

banner pag web (4)

Te puede interesar