En Madryn todavía hay ballenas y llegaron los pingüinos

Sociedad 10 de septiembre de 2021
9885C078-1909-4C1C-AB8A-7C5091575993

Mientras las ballenas se quedarán hasta diciembre en las aguas aledañas a Puerto Madryn, con la llegada de septiembre es tiempo también del desembarco de los pingüinos, que coinciden con lobos y elefantes marinos en las costas de Chubut, convirtiéndose en un tiempo ideal para ver y conectar con la fauna marina local.

Declarada Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco en 1999, Península Valdés ofrece un verdadero safari marino en la Patagonia. Desde las playas o desde los miradores naturales que se encuentran en la región, se puede ver toda esta fauna, no sólo en su ambiente natural, sino también al por mayor.

Hay varias colonias de Pingüinos de Magallanes sobre la costa de Chubut. Una de las más importantes es Punta Tombo, ubicada a 180 kilómetros al sur de Madryn, por la ruta que conduce a Trelew y Rawson, con más de un millón de ejemplares. Por las pasarelas aéreas de la reserva se los puede ver en sus nidos, camino al mar en busca de alimento o dando de comer en la boca a sus pichones, sin molestarlos o interrumpirlos.

Otra colonia está en la Estancia San Lorenzo(www.pinguinospuntanorte.com.ar), área protegida en Punta Norte, que también tiene restaurante, senderos auto-guiados para conocer la flora y la fauna del lugar, y un galpón de esquila. O se los puede encontrar en el mirador de Punta Cantor en Caleta Valdés, o en la colonia más nueva, ubicada en Punta Ninfas, que tiene acceso a través de la estancia El Pedra.

Hasta el mes de diciembre, los pingüinos coinciden con la mayor diva de la Patagonia, la Ballena Franca Austral. En el Área Natural Doradillo las respiraciones de estos cetáceos rompen la monotonía del mar calmo; y resulta difícil contar la cantidad de ejemplares que recorren la bahía de una punta a la otra, y otra vez de regreso. Otra opción para ver ballenas, aún más de cerca, son los avistajes embarcados que se ofrecen en Puerto Pirámides en catamaranes, gomones semirrígidos y en el Yellow Submarine, un semi submarino con ventanas bajo el nivel del agua e hidrófonos para escuchar cómo se comunican.

Los elefantes y lobos marinos se dejan ver en varios puntos de la costa de Chubut, entre ellos, las reservas de Punta Loma y Punta Pirámide. En Puerto Madryn hay varios prestadores que ofrecen excursiones de buceo y snorkeling con ellos. La consigna es tirarse al agua y esperar a que ellos, que se caracterizan por su curiosidad, se acerquen y jueguen con las aletas, el traje de neoprene y las antiparras de sus visitantes.

banner pag web (4)

Te puede interesar