El calentamiento del Ártico puede ser uno de los causantes de los fríos extremos en EEUU y Asia

El mundo 03 de septiembre de 2021
La notable diferencia de temperatura, a causa del derretimiento del hielo genera pérdidas económicas y hasta fallecimientos.
4A076E30-E57D-411F-AFF6-4F75649FBFC6

El rápido calentamiento del Ártico puede ser uno de los principales causantes de las olas de frío extremo que azotan a Estados Unidos y Asia en invierno, según un nuevo estudio que aborda una aparente contradicción de larga data en la ciencia del clima.

El texto, publicado en la revista Science, utilizó datos de observación y modelos para establecer un vínculo entre elcalentamiento global relacionado con la actividad humana y un fenómeno llamado perturbación del vórtice polar estratosférico (SPV en inglés).
 
El SPV es una banda de vientos del oeste que rodea el Ártico y, en condiciones normales, mantiene contenido el aire frío en esa región.

De esta manera, el equipo descubrió que el rápido calentamiento del Ártico y sus efectos, como la pérdida de hielo marino o el aumento de la capa de nieve en Siberia, relacionados con una creciente humedad en la atmósfera, provocan una cada vez mayor diferencia de temperaturas de oeste a este en toda Eurasia.

El fenómeno conlleva un debilitamiento del SPV, que a su vez puede provocar olas de frío como la que golpeó a Canadá, Estados Unidos y México el invierno pasado, causando decenas de muertes en Texas, así como daños por más de u$s200.000 millones.

"Parece muy contraintuitivo e inesperado que este fuerte calentamiento en el Ártico esté causando el enfriamiento de otras regiones", dijo Matthew Barlow de la Universidad de Massachusetts, coautor del estudio.

"Me sorprendió un poco que el resultado fuera tan claro, que pudiéramos establecer una correlación tan clara como lo hicimos", comentó el investigador.

El Ártico, por su parte, se está calentando a una tasa que duplica la del promedio mundial y el clima invernal severo está aumentando en regiones de latitud media, pero la pregunta de si ambas cosas están relacionadas es objeto de debate científico.

"En el pasado, estos fríos extremos en Estados Unidos y Rusia han sido usados como justificación para no reducir las emisiones (de gases contaminantes), pero ya no hay más pretexto, debemos empezar a reducir esas emisiones ahora", agregó Chaim Garfinkel de la Universidad de Jerusalén, también coautor del estudio, en un video.

Según estos científicos, una de las fortalezas de la investigación fue que, en adición a la revisión de datos históricos, usó una poderosa modelización climática para probar que la hipótesis seguía siendo cierta cuando se agregaban nuevos parámetros, como aún más calor y capa de nieve en Siberia.

Los resultados pueden ser usados para mejorar las alertas sobre climas extremos en Asia, Canadá y Estados Unidos, "quizá hasta con unas semanas de adelanto", señaló Barlow.

"La gente comienza a apreciar realmente que incluso si el cambio climático no ocurre en su patio, la puede afectar", agregó y continuó: "El cambio climático en el Ártico no es solamente desafortunado para los osos polares, no es simplemente un hecho curioso".

banner pag web (4)

Te puede interesar