El documental que muestra cómo Beijing manejó la información apenas se desató la pandemia

Tendencias 29 de agosto de 2021
Realizado por la directora Nanfu Wang, “In The Same Breath: ¿qué es verdad y qué es mentira?” recoge testimonios e imágenes impactantes –algunas conseguidas de manera clandestina–, para reconstruir los días en los que se empezaba a hablar de un virus letal detectado en la ciudad de Wuhan. La angustia en los hospitales, los manejos del gobierno chino y los mensajes contradictorios de los Estados Unidos.
E5267FB3-E705-4FAA-8454-5E2B4DAB1815


“Todos nos consideramos capaces de separar la verdad de la mentira. ¿Pero cómo podemos hacer esa distinción cuando la desinformación proviene de la gente en la que se supone que debemos confiar?”. Esa es una de las preguntas que se hace la cineasta Nanfu Wang en su documental In The Same Breath: ¿qué es verdad y qué es mentira, que se estrenó en la última edición del prestigioso festival de cine de Sundance y que en las últimas semanas llegó al streaming local en la plataforma HBO Max. 

Se trata de un repaso por los primeros días de la pandemia en China, con imágenes hasta ahora nunca vistas, pero también una reflexión sobre el manejo en los medios, el rol de los gobernantes y la circulación de la información pública en un hecho de tanto impacto en todo el

El largometraje combina la búsqueda de testimonios con la propia experiencia de la cineasta, quien nació en China y vive desde hace una década en los Estados Unidos. 

 
Como sucede todos los años, a comienzos de 2020 Wang viajó a su tierra natal para visitar a su familia, acompañada por su hijo de dos años, a quien planeaba dejar por un tiempo al cuidado de su madre. No se imaginaba que llegaría a un país que muy poco después ocuparía las primeras planas de todos los medios por un entonces misterioso virus que se habría detectado allí.

En la primera parte del documental, la directora ubica a los espectadores en la escena que ella misma vivió al llegar a China: las fiestas populares apenas arranca 2020, los fuegos artificiales, las multitudes en las calles. Wuhan, que tiempo después se convertiría en el epicentro del brote en el país, lucía, tal como ella misma pudo reconstruir, “como cualquier otra ciudad”.

Sin embargo, una noticia que la documentalista pudo escuchar mientras todavía estaba en China la alarmó: ocho personas habían sido detenidas en Wuhan por “esparcir rumores sobre una supuesta neumonía”. Con las mismas palabras, los medios chinos –controlados por el gobierno central– daban la información al unísono.

De regreso a los Estados Unidos, ya con la confirmación de que el problema con esa enfermedad “muy parecida a una gripe” iba en aumento, Wang comenzó una investigación más profunda que derivó en In The Same Breath. Ella misma asegura que el desconocimiento era tan grande a mediados de enero de 2020 que al llegar a Nueva York no tuvo ningún tipo de control en el aeropuerto, pese a que volvía de una de las zonas más calientes de la pandemia. En paralelo, su hijo seguía en China al cuidado de su abuela y recién pudo volver unas semanas más tarde.

Entre novedosos testimonios e imágenes recolectadas apenas empezó a detectarse el virus en China, la cineasta muestra una situación compleja sin caer en generalizaciones. Entre otras cosas, contactó a fotógrafos y camarógrafos de Wuhan, que grabaron, a veces con permiso y a veces de manera clandestina, cómo se vivían esas horas de incertidumbre. Hablan enfermeros, médicos, personal de hospitales públicos y privados, muchos de ellos con miedo de dar su cara. Con la crisis desatada, la documentalista también consigue hablar con sepultureros de Wuhan, que aseguran que las cifras oficiales de muertos no se ajustaban a la realidad. 

Wang también exhibe imágenes bastante crudas que circulaban por las redes sociales en China –sometidas a un riguroso control estatal– que luego fueron borradas: personas que se descomponían en las calles, hospitales que empezaban a abarrotarse, familiares de personas enfermas que no recibían el cuidado necesario.

Tal vez con la intención de mostrar una especie de paralelo, así como la directora muestra las contradicciones de las autoridades chinas, también exhibe, por ejemplo al médico Anthony Fauci, asesor gubernamental entonces del gobierno de Donald Trump, cuando dijo en marzo de 2020 que no era necesario el uso de mascarillas. A la vez obtiene testimonios de profesionales de la salud estadounidenses que debieron lidiar con numerosos problemas en sus lugares de trabajo y también registra marchas de quienes niegan la existencia del virus.

banner pag web (4)

Te puede interesar