Mientras se pelean por la deuda, nos devoran los de afuera

El País 26 de agosto de 2021
253E5E7F-D095-4152-BFA2-483ED7E40CA4


"Todos tienen derecho a tener sus propias opiniones, pero no a tener sus propios hechos", dicen que dijo el senador estadounidense del Partido Demócrata, Daniel Patrick Moynihan (1927-2003). Lo dijo Barack Obama en una entrevista de David Letterman en Netflix en 2018.

Hacía referencia al abuso de las noticias falsas del entonces presidente Donald Trump. Es que nada es tan novedoso como parece y la disputa política, potenciada en período de elecciones, pasa por establecer el marco de interpretación de la realidad más convincente.

Algo de eso se vio en los últimos días en relación al debate por la deuda. ¿Qué gobierno se endeudó más? Macri dice que el de Alberto, y muestra un gráfico que le preparó su ex titular del Banco Central, Guido Sandleris. Alberto dice que Macri, y su ministro de Economía dedica un acto político en Tucumán a dar una clase sobre deuda externa.

Lo cierto es que "la economía no es una ciencia exacta; y en demasiadas ocasiones es posible torturar los datos hasta que sostengan lo que uno quiere", resume el economista Francisco Eggers.

Para María Castiglioni, directora de C&T Asesores Económicos, la cuenta que hace Sandleris tiene sentido. "Algunos dicen 'deuda es solamente la deuda externa, no deuda interna o deudas con el Banco Central y en realidad no es así; deuda es todo. Después podremos discutir qué es más conveniente", señaló. "Incluso si la deuda es en pesos, si el Estado no tiene los recursos para pagarlo y el Banco Central emite, le presta al Tesoro para cancelar esa deuda, eso es inflación; es impuesto inflacionario, que es hiper nocivo. Está todo ligado", añadió.  

Las burbujas informativas en las que nos movemos parecen tener su parte de responsabilidad.

Lo que permite que cada parte se arrincone y exhiba datos supuestamente inapelables pero incompatibles entre ellos es que no existe un consenso acabado respecto de cómo se debe contabilizar la deuda y cada quien elige la metodología que considera más atinada o, en todo caso, la que le arroja el mejor saldo.

Mientras, una nueva demanda contra la Argentina, por USD 320 millones, fue llevada ante un tribunal de Estados Unidos por la expropiación de Aerolíneas Argentinas en el 2008. De nunca acabar.

banner pag web (4)

Te puede interesar