La importancia de la cultura de la vacuna en Argentina

El País 24 de agosto de 2021
573EE4CA-BD3F-4869-8E15-DBA0AB912150

27,330,979 de personas fueron vacunadas con una dosis contra el coronavirus en Argentina hasta este martes y 12,274,825 de ellas recibieron las dos dosis.

En total se aplicaron 39,605,804 de vacunas. Todos los mayores de 18 años pueden acceder a la vacuna en el país y los adolescentes de entre 12 y 17 años con condiciones priorizadas podrán anotarse para recibir la Moderna, ya que es la única aprobada para ese rango etario.

A diferencia de otras partes del mundo donde los movimientos antivacuna se escuchan con más fuerza, en Argentina existe solo un porcentaje mínimo de la población que todavía se muestra reticente a la inoculación.

Al respecto, Ricardo Tejeiro, infectólogo y expresidente de la Sociedad Argentina de Infectología, aseguró que en el país existe una importante cultura de vacunación debido al calendario obligatorio. “Gracias a eso somos un país libre de sarampión, sin polio, en cambio en Europa hay 40 a 60 mil casos de sarampión al año, Brasil acaba de declarar un caso también. Tenemos una cultura a la vacuna, la población ya está bastante educada”, reveló.

“Las consultas que nos hacen no son oponiéndose a la vacuna, sino queriendo afianzar la decisión con el apoyo del médico. No vemos que haya un rechazo en nuestro país a la vacuna como en otras partes del mundo”, detalló.

Algunos de los argumentos que tienen aquellos que aún no se acercaron a vacunarse es el poco tiempo de experimentación que tuvieron las vacunas antes de su aprobación, debido a la emergencia sanitaria mundial..

Sobre este punto, la infectóloga y profesora de la UCALP Silvia Ayala fue muy tajante y contó que es lo que le dice a la gente que le teme a la vacuna. “Yo estoy vacunada con dos dosis. Eso es importante, todos los infectólogos estamos vacunados con dos dosis. Una cosa es lo que nos puede pasar estando vacunados y otra es la que pasa al no estar vacunados. El no estar vacunados es el mundo real, el mundo de la pandemia que lo empezamos a cambiar con la vacuna”, sentenció.

Además, resaltó la importancia de que todos estén inoculados para evitar la formación de mutaciones más peligrosas: “Al no vacunarse, el virus circula más y cuanto más circula cambia y tiene mutaciones y esto puede hacer que las vacunas dejen de funcionar. Ya pasó con Delta, las mejores vacunas que son las de ARN mensajero, Pfizer y Moderna, la protección que brindan bajó de un 95% al 88%”.  

“La única forma de disminuir la circulación viral en la primera etapa, que sería el control de esta fase aguda de la pandemia, es con la vacunación más el mantenimiento de las medidas de protección personal. Necesitamos las dos cosas con la variante Manaos y Delta”, destacó. 

Por último, Ayala le habló directamente a los jóvenes con un contundente argumento: “¿Usted tuvo sarampión? No, ¿y por qué no tuvo? Porque su mamá lo vacunó. ¿Usted conoció la poliomielitis? ¿Sabe que desde el 84 no hay más en Argentina? Porque se vacunaron millones de personas. La única forma de quebrar la fase aguda de la pandemia es con la vacunación. No nos queda otra”. 

banner pag web (4)

Te puede interesar