El debate por la tercera dosis

El mundo 23 de agosto de 2021
Por qué aquellos países que apliquen una tercera dosis pueden contribuir a extender la duración de la pandemia en el mundo.
5392486A-9D4F-4806-B107-B1330C0D6FC6

Por la crisis en la disponibilidad de las vacunas contra el Covid-19, la Organización Mundial de la Salud (OMS) solicitó que los países retrasen la aplicación de una tercera dosis. Hoy, pese a este pedido, casi una docena de naciones comenzaron a aplicar refuerzos mientras que otras aún no obtuvieron sus primeros sueros. Según los especialistas, esta distribución inequitativa no solo generará la aparición de nuevas variantes, sino que producirá una extensión de la pandemia.

La equidad como estrategia sanitaria
“Comprendo el temor de todos los gobiernos por la variante Delta, pero no podemos aceptar que los países que han usado la mayoría del suministro de las vacunas hagan uso de más vacunas”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, al solicitar la suspensión en la aplicación de refuerzos.

Según el sitio Our Wolrd in Data, el 32% de la población mundial ha recibido al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus y el 24% completó su esquema, aunque en los países de bajos ingresos solo el 1,3% de las personas recibieron al menos una dosis.

“Los virus son muy inteligentes y aprovechan todas las oportunidades para replicarse, y esa replicación viral se da, sobre todo, en los lugares donde hay personas no vacunadas. En diciembre se decía que este virus estaba en China y no iba a llegar, pero con la globalización enseguida se diseminó. Es por eso que tener fuentes de reproducción de contagios, en cualquier parte del mundo, atenta con la contención de la pandemia”, destacan los especialistas.

En esa línea, lo primero que dijo la OMS es que en la pandemia, el punto de vista fundamental era tener una mirada global y local, que todos los países y que todas las personas dentro de estos países accedieran a la vacuna, pero eso no se cumplió. Esta inequidad hace que el virus siga circulando y con más circulación hay más variantes. El 80 o 90% de las vacunas está en el 10% de los países.

Terceras dosis y cambios en las estrategias
La variante Delta provocó un repunte de casos en las naciones que habían comenzado a transitar el camino hacia la “nueva normalidad”. Y mientras decenas de países batallaban por comenzar o agilizar sus propios programas, esta mutación impulsó la idea de una dosis de refuerzo.

Sin embargo, como aseguran los especialistas, estas variantes surgen en zonas con altos niveles de contagios y bajas tasas de vacunación, con lo cual esta progresión podría sugerir que no existe un límite para las mutaciones mientras haya regiones con personas sin vacunar.

Se asegura que en este momento de la pandemia, no tiene sentido una tercera dosis. Lo ideal es que la vacunación sea lo más pareja en todo el mundo con dos dosis, por la variante Delta. Puede evaluarse con vacunas poco efectivas, pero no tiene sentido epidemiológico aplicar un refuerzo con vacunas de alta efectividad.

Fin de la pandemia
Más tarde o más temprano, la pandemia se convertirá en un recuerdo. Pero estimar la fecha en que se transformará en una anécdota dependerá de varios factores que no solo recaen en las manos de la humanidad, sino también en la capacidad del virus de mostrar nuevas versiones para continuar presente.

La vacunación con el esquema completo sigue siendo la estrategia más efectiva. En los países donde mejor se vacuna es donde la vacunación la maneja el Estado y llega a todos los niveles. Son decisiones nacionales y globales, porque si hay países con el esquema completo, más una tercera dosis y otros que no han logrado completar el esquema, el virus sigue circulando

.

banner pag web (4)

Te puede interesar