La bala de plata contra el Covid

Claves 21 de agosto de 2021
603E905B-A085-45F0-8EA4-A375D679A03D

La noticia acaba de salir en la prestigiosa revista Science: investigadores estadounidenses, partiendo de una biblioteca de casi 2.000 drogas antivirales, seleccionaron las mejores candidatas contra el Covid y encontraron una a la que ahora apuestan con optimismo, ya que generó una reducción de más del 99% de la carga viral en ratones. Se llama masitinib.

Si bien hablamos de fase preclínica -o sea que se hizo en animales-, el masitinib ya está siendo probado en humanos en otra investigación que se realiza en un hospital de Francia.

El trabajo promete no solo porque confirmó una disminución de los títulos virales de los ratones de hasta 200 veces, sino porque probó que la acción para llegar a esa reducción podría exceder las particularidades de las variantes de Covid. Es decir, iría por un carril distinto.

¿Qué hace el masitinib en su interacción con el coronavirus? Inhibe una de las enzimas del SARS, crucial para su replicación: la proteasa viral.

El paper aclara que, además de la reducción de los títulos virales, “hubo una reducción de la inflamación pulmonar”. Como es esperable para un medicamento de este tipo, los autores sugieren, hacia el final del paper, que la acción del medicamento podría ser más beneficiosa mientras más temprana sea su administración.

Por cierto, se hace por vía oral, y los resultados positivos se vieron tras 6 días de medicación, con una dosis parecida a la que hubiera recibido un humano.

La prueba con ratones se hizo tras 12 horas desde la infección. Uno puede suponer que en la fase clínica se barajarán tiempos más "realistas", considerando que la aparición de síntomas por Covid puede llevar días.

Para los inquietos del detalle, acá van más aclaraciones de Quarleri: “El blanco de acción del masitinib es la llamada 'proteasa mayor' (y no otra menor que también tiene un rol importante en la replicación) del virus. Esta enzima es la responsable de cortar una proteína que el virus sintetiza durante su replicación dentro de la célula".

¿Por qué la corta? Porque es "es como una 'salchicha parrillera', imposible de digerir. La corta en pequeñas proteínas, que así serán funcionales y permitirán que el ciclo de replicación siga avanzando”.

Por fuera de la evidencia antiviral y antiinflamatoria que confirma el paper de Science, el masitinib se vino probando en humanos con Covid y con otras patologías, en Francia.

Hace cosa de un mes, de hecho, fue noticia que el laboratorio AB Science, que había estado llevando a cabo varios estudios en humanos con masitinib y había debido suspenderlos por la detección de un potencial riesgo de cardiopatía isquémica (dolor o malestar en el pecho recurrente), finalmente logró retomar los ensayos, contra el compromiso de aplicar una serie de medidas de seguridad que fueron aceptadas por la ANSM, básicamente, la ANMAT francesa.

Esos ensayos (ahora retomados sin, por ejemplo, pacientes  con antecedentes cardiovasculares) incluyen el estudio mencionado al comienzo de estas líneas, que realizan con personas internadas por Covid grave (fase 2), un estudio en personas con esclerosis lateral amiotrófica (ELA), en fase 3, y uno, también de fase 3, en adultos con un trastorno inmunológico raro llamado “mastocitosis”.

banner pag web (4)

Te puede interesar