Eunice Foote, la feminista que comprobó el efecto invernadero y fue olvidada por la ciencia

Sociedad 14 de agosto de 2021
22D83989-68C6-4CB6-815A-E4B444041CC6

Cuando el prominente físico y químico irlandés John Tyndall publicó sus revolucionarios hallazgos sobre el efecto invernadero en 1859, no mencionó a la persona que años antes había hecho un descubrimiento similar.

Y esa persona resultó ser una mujer. Eunice Foote habría pasado a la historia como la primera persona en comprobar la existencia del efecto invernadero.
Lo habría hecho de no ser porque después de publicar sus descubrimientos, Eunice Foote quedó en el absoluto olvido.

No se conoce siquiera alguna foto o retrato de ella. Poco se sabe de su vida, más allá de que en 1856 realizó un simple pero efectivo experimento con tubos llenos de diferentes gases a los que expuso a la luz solar.
Pero ese simple experimento fue la clave para entender la ciencia del clima y el cambio climático años más tarde.

Y lo hizo antes que cualquier otra persona en un momento de la historia en que las mujeres no participaban en la ciencia. No se sabe a ciencia cierta si Tyndall obvió a Foote por no considerarla relevante. O si sencillamente no conocía su trabajo.

Una sufragista apasionada de la ciencia
Antes del siglo XIX, poco se sabía de la historia del clima y cómo funcionaba salvo por teorías y debates.
No se sabía, por ejemplo, que el clima en la prehistoria había sido distinto al de la edad moderna.
Tampoco de cómo evolucionaba el clima a lo largo de la historia.
Fue el matemático francés Joseph Fourier quien publicó elprimer texto sobre el efecto invernadero.
Fourier, quien estudiaba los flujos del calor, calculó que la Tierra debía ser más fría tomando en cuenta su tamaño y distancia del sol.

Después de estudiar varias publicaciones, planteó que la radiación interestelar podía ser la responsable del planeta. Y que la atmósfera actuaba como un aislante. Científicamente se le considera la primera propuesta sobre el efecto invernadero. Aunque Fourier nunca lo llamó así.
Pero fueron los experimentos de una mujer desconocida en ese entonces lo que lo comprobó. Y esa mujer era, por supuesto, Eunice Foote.

Se sabe que nació con el nombre de Eunice Newton el 17 de julio de 1819 en Connecticut, Estados Unidos. Y que vivió en Nueva York. La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica la describe como una "científica aficionada", lo que en su época se conocía como filósofa natural.
Las mujeres que se dedicaban a la ciencia y publicaban investigaciones en las prestigiosas revistas científicas eran una rareza.

CD4C30A3-7DE5-4BEC-9149-5D23C883A5AA

El campo de la ciencia estaba dominado casi en su totalidad por hombres. Por el contrario, las mujeres luchaban por la igualdad de condiciones que le otorgasen los mismos derechos que gozaban los hombres.
Su nombre aparece en la lista de firmantes de la "Declaración de Sentimientos", un documento firmado en Nueva York durante la Convención de Seneca Falls en 1848.
Fue la primera convención sobre los derechos de la mujer, donde trataron, entre otras cosas, el sufragio femenino. Foote firmó junto con otras 67 mujeres y 32 hombres. Su esposo, Elisha Foote, con quien se casó en 1841, también firmó. Ocho años después de la convención, Eunice realizaría su primera investigación científica.

Foote ya sabía que el CO2 estaba presente en la atmósfera y que sus niveles variaban dependiendo de las edades del planeta.
Por ello, concluyó que "una atmósfera de ese gas podría darle a nuestra Tierra una elevada temperatura".
Su metodología no era innovadora. Pero nunca antes se había hecho con dióxido de carbono.
Según sus propias palabras, en algún período de su historia, "el aire estuvo mezclado (con CO2) en una proporción mayor que la actual, con lo que debería haber resultado necesariamente un incremento de la temperatura provocada por su propia acción y por el aumento del peso del aire'.
De esta forma, Foote comprobó que el CO2 y el vapor de agua modulan el calentamiento proveniente del sol. Y lo hizo tres años antes que Tyndall.

Aunque Tyndall logró entender con mayor precisión cómo el CO2 podía calentar el planeta a través del espectro infrarrojo, que es la forma de calor irradiado desde el planeta hacia el espacio; Foote pudo comprobar desde un aspecto visible y más simple el efecto de la energía del sol sobre los gases.
Se sabe que Foote realizó otras investigaciones científicas al menos hasta la década de 1860. Murió en Massachusetts el 30 de septiembre de 1888.
El estudio del clima y el efecto invernadero continuó desarrollándose principalmente en Europa en los años siguientes con los hallazgos de Svante Arrhenius en Suecia sobre la quema de CO2 en 1896.

banner pag web (4)

Te puede interesar