Australia despliega a los militares para que controlen el aislamiento de los contagiados de coronavirus

El mundo 31 de julio de 2021
2278A5CD-CF58-463E-AC25-0953D043BF1E

Las fuerzas militares australianas controlarán que se cumplan las órdenes de aislamiento en la ciudad de Sídney, la más grande del país, que atraviesa actualmente un fuerte brote de contagios por la propagación de la variante delta del coronavirus. La localidad empezó un confinamiento total el 26 de junio, el cual se mantendrá hasta el 27 de agosto próximo, una determinación que desencadenó una serie de manifestaciones de repudio.

El primer ministro australiano, Scott Morrison, que estaba esperanzado con la pronta apertura de fronteras -contemplada en un plan de regreso a la normalidad que diagramó en cuatro etapas-, puso un freno a las medidas de liberación e indicó que no abrirá los aeropuertos hasta que el 80% de la población adulta no se encuentre vacunada. El objetivo es lejano, ya que solo el 18% de esa franja poblacional pudo completar su esquema e vacunación.

Los cinco millones de habitantes de Sídney se encuentran bajo aislamiento estricto desde fines de junio, debido a una preocupante ola de más de 3000 contagios que empezó a crecer el mes pasado. Esta semana, las autoridades australianas dispusieron, además, medidas también duras en otras zonas afectadas en el país, que incluyen testeos obligatorios y uso de máscaras al aire libre.

27DFED25-E80D-4DF9-BC41-F73AD01DAD62

A partir del próximo lunes, unos 300 miembros del ejército ayudarán a la policía a ir de puerta en puerta para asegurarse de que las personas que hayan dado positivo en las pruebas estén aisladas; lo afirmó Mick Fuller, el encargado de la policía del estado del sureste australiano Nueva Gales del Sur -cuya capital es Sídney-, en una conferencia de prensa.

Australia había manejado la crisis del coronavirus mucho mejor que otros paísesdesarrollados, con poco más de 34.000 casos y menos de mil muertes, cifras que se consiguieron tras el cierre estricto de las fronteras.

La campaña de vacunación local tuvo un comienzo lento debido a la escasez de dosis, y solo el 14,2% de la población está completamente vacunada contra el Covid-19. según los registros de Our World in Data, en tanto un 32% recibió al menos una dosis.

El último aumento de casos en Sídney lo desencadenó un conductor del aeropuerto que no usó barbijo y no se encontraba vacunado, quien se infectó el mes pasado. Desde entonces, la ciudad australiana ha reportado 13 muertes.

banner pag web (4)

Te puede interesar